Soja: cocinada, germinada, fermentada….

La soja (fuente de proteína vegetal de alta calidad), no suele tomarse habitualmente en cocción ( aunque guisada como las lentejas queda muy rica), sino en forma de “queso”, “leche” ( leche de soja), germinados o derivados fermentados. Pero nunca se toma cruda pues contiene un principio antitrípsico, nos cuenta Javier Arocena en su cuaderno de “Las Proteínas” que impide que la Tripsina, enzima proteolítico (que rompe la proteína) pueda actuar a nivel del duodeno. Por lo que no puedes digerirla correctamente. Por eso la leche de soja es indigesta. Y si tenías una idea distintas…. solo prueba a tomarla directamente de la caja o a tomarla tras cocerla como lo hacían nuestras madres con la leche de vaca cuadno éramos pequeñas….¿recuerdas?

Estudios de laboratorio han permitido determinar que la soja debe sufrir la acción del calor para inactivar este efecto antitrípsico. Se consigue fácilmente en nuestras cocinas con una cocción de media hora como mínimo.

Con la germinación el poder antitrípsico disminuye, aunque conviene escaldar el germinado para aprovechar mejor las proteínas y que resulte más digestivo. Es decir: los frijolitos de soja, si los escaldas te resultarán más digestivos y además suavizas su sabor para añadirlos a las ensaladas por ejemplo.

Esta forma de comer soja junto con otros derivados de la soja como puede ser: el Tempeh,, Tamari y Miso, son los mejores ejemplos de alimentos que aunque son vegetales tienen vitamina B12. Es la falta de esta vitamina B12 lo que produce la Anemia Perniciosa. Es la vitamina que puede faltar en las dietas estrictamente vegetarianas. Y por la que  los médicos desaconsejan que se siga una dieta estrictamente vegetariana, pero si tienes en cuenta este alimento en tu dieta….

Cocido de soja: Como las lentejas….Para cocer la soja y que resulte digestiva: cuando empiecen a hervir las sigues cociendo a fuego lento, como mínimo una hora, intenta que sea un poco más. La sal la añades al final para evitar que se pongan duras y además conseguirás que la cocción sea uniforme. También las puedes poner en la olla a presión ( yo me aseguro y las mantengo en la olla a fuego bajo una hora)

Como en el caso de las lentejas, para ayudar a la cocción es aconsejable que una vez lavadas las semillas, las dejes a remojo durante la noche y las cocines en el mismo agua de remojo, de esta forma ingerimos las vitaminas hidrosolubles ( que se disuelven en agua) y las sales minerales que hayan podido disolverse en el agua durante la noche.

Puedes añadir al agua algún alga ( tres dedos de kombu para unas 4 personas estaría bien) ya que su alto contenido en sales minerales y vitaminas favorecen la digestión. Además de alcalinizar el cuerpo lo que favorece la retención del calcio en los huesos.

Y por hoy ya te he dado un poco más sobre cómo alimentarte ingiriendo una buena fuente de proteína vegetal, que resulta digestiva por la forma de cocinarla y además que alcaliniza los tejidos de tu cuerpo y por lo tanto favorece la retención del calcio en tus huesos.

En breve os contaré los beneficios del Miso…..

Anuncios

Acerca de Carmen Zaballa

Soy un SER (como tú) viviendo una experiencia humana en un cuerpo de Mujer. Soy Madre, Compañera de vida de otro SER. Terapeuta de POLARIDAD. EDUCADORA de Periné,Integración y Movimiento(R), PROFESORA de "Abdominales sin riesgo(R)" y "Bones for Life(R)" (Huesos para la Vida), Estudiante de danza Contemporánea y Clásica. Lda. en CC Biológicas (UPV), MSc in Public Health Engineering (Nescastle Upon Tyne, U.K.), instructora de Pilates (Orthos) y Nordic Walking (NW) - Marcha Nórdica y entrenadora personal de Reprocessing Soft Fitness (RSF)
Esta entrada fue publicada en Acidez y Basicidad, Alimentación para los huesos, Osteoporosis, Recetas básicas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Soja: cocinada, germinada, fermentada….

  1. matx dijo:

    ¡Eskerrik asko Carmen!
    Por compartir tus conocimientos

Los comentarios están cerrados.